diversidad sexual organizaciones

Un viaje hacia la inclusión, la diversidad y el éxito sostenible

La diversidad sexual y de género en el lugar de trabajo no es solo una cuestión de justicia social, sino también un imperativo estratégico para las organizaciones modernas. En un entorno competitivo donde la innovación y la creatividad son esenciales, fomentar un ambiente inclusivo es fundamental. En esta línea, la siguiente historia explora la implementación de políticas inclusivas en una empresa que, con el apoyo de Gestión Global Capacita, transformó su cultura organizacional para gestionar efectivamente la diversidad sexual y de género.

El desafío inicial

La empresa a la que hacemos mención se encontraba en una encrucijada. Su éxito en el mercado estaba consolidado, pero enfrentaba un problema interno significativo: la falta de inclusión y comprensión hacia la diversidad sexual y de género. Por cierto, esta situación no solo afectaba la moral de las personas que ahí trabajaban, sino que también tenía un impacto negativo en la retención de talento y en la capacidad de innovación de la empresa.

Su gerente general describía el problema de forma categórica: “A partir de una serie de quejas y de las bajas tasas de retención, nos dimos cuenta de que teníamos una cultura laboral que no apoyaba plenamente a todos nuestros colaboradores. Además, distintas entrevistas con Recursos Humanos daban cuenta de que muchos y muchas no se sentían seguros para expresar su verdadera identidad, lo que afectaba su rendimiento y compromiso con la empresa”.

Así, las consecuencias de no abordar esta problemática eran evidentes. Por un lado, la empresa enfrentaba un aumento en la rotación de personal, lo que implicaba costos adicionales en procesos de selección y formación. Además, la falta de diversidad y un ambiente poco inclusivo limitaban la capacidad de los equipos para generar ideas innovadoras, cruciales en un mercado tan competitivo y globalizado.

Reconociendo la gravedad de la situación y la necesidad de un cambio profundo, la plana mayor de la organización decidió buscar ayuda externa, escogiendo la colaboración y asesoría de Gestión Global Capacita, consultora con gran experiencia en el diseño e implementación de protocolos de diversidad e inclusión.

Diseño e implementación

La implementación de un protocolo de diversidad e inclusión requería un enfoque estructurado y sistemático, por lo que se decidió dividir por etapas lo que sería la transformación de la cultura organizacional de la empresa.

El primer paso consistió en realizar un diagnóstico exhaustivo para entender a fondo la situación actual de la organización en términos de diversidad e inclusión. Esto incluyó:

  • Auditorías y encuestas, además de entrevistas en profundidad con colaboradores de diferentes niveles y departamentos para recopilar datos sobre sus experiencias y percepciones, con el fin de identificar áreas problemáticas específicas y comprender las necesidades y preocupaciones de las personas LGBTQ+.
  • Análisis de políticas existentes, para reconocer las áreas que requerían mejoras. Esto incluyó examinar los procesos de contratación, promoción, y manejo de quejas relacionadas con discriminación y acoso.

Sobre la base de los resultados este diagnóstico, Gestión Global Capacita diseñó un protocolo personalizado que abarcaba distintas áreas clave, tales como:

  • Políticas antidiscriminación claras y estrictas, que incluyeran procedimientos detallados para reportar y manejar incidentes.
  • Comité de diversidad, encargado de supervisar la implementación de las políticas de inclusión y organizar actividades de sensibilización.

Este protocolo también incluyó diferentes fases a lo largo de su implementación, como la revisión de los procesos de selección y promoción, para eliminar sesgos y garantizar la igualdad de oportunidades para todos y todas, independientemente de su orientación sexual o identidad de género; además de la instauración de un programa de capacitación continua para todos los colaboradores, con módulos sobre diversidad e inclusión, manejo de conflictos y liderazgo inclusivo.

Finalmente, se determinaron los mecanismos para el monitoreo y evaluación continua de las políticas implementadas, entre ellos:

  • Auditorías periódicas, para evaluar la efectividad de las políticas y prácticas de inclusión, a través de la recopilación de datos sobre la satisfacción de los colaboradores, la retención de personal y el clima laboral.
  • Feedback de colaboradores respecto a las iniciativas de inclusión, con el objetivo de realizar ajustes y mejoras continuas en el protocolo.
  • Informes de progreso regulares para mantener informada a la alta dirección sobre el estado y el impacto de las políticas de inclusión.

Resultados

Tras un año de la implementación del protocolo, el gerente general de la empresa señala que los resultados fueron notables: “Vimos una mejora significativa en la satisfacción de las personas, y las tasas de retención también van en aumento”.

Como parte de los testimonios de esta transformación, Mariana, una trabajadora transgénero, compartió su experiencia: “Antes tenía miedo de ser yo misma en el trabajo, pero paulatinamente me he ido sintiendo respetada y valorada por quien soy”.

En suma, esta historia nos revela que la gestión de la diversidad sexual y de género en las organizaciones es una estrategia de negocio inteligente y una necesidad ética. Adoptar un enfoque verdaderamente inclusivo equivale a mejorar el bienestar de las personas y potenciar su capacidad para innovar. La experiencia de este cliente y el apoyo de Gestión Global Capacita demuestran que, con un compromiso genuino y una implementación bien diseñada, es posible transformar la cultura organizacional y lograr un éxito sostenible.

Alentamos a todas las organizaciones a emprender el camino de la gestión de la diversidad sexual y de género con valentía y determinación. Las empresas que lideren este cambio no solo prosperarán en el mercado, sino que también contribuirán a construir una sociedad más justa y equitativa.